lunes, 7 de septiembre de 2009

IKEA FOOD

Confieso que al contrario que mi amiga Cloti, pasearme por Ikea me pone de los nervios... Eso de tener que seguir el caminito marcado no va conmigo, así que hace tiempo que aprendí a saltármelo e incluso empiezo por el final, entrando directamente en la zona de la tienda donde se va a los complementos y ahora, a los accesorios de los críos.

Pero hay algo a lo que sí me he hecho adicta: a su tienda sueca de comestibles. Todo empezó un día que decidimos quedarnos a comer y probar sus tentempiés de comida "rápida". El perrito caliente no es nada del otro mundo, pero el rollito de salmón nos entusiasmó, de tal manera que como estos suecos son muy listos, enseguida te instan a que pruebes a hacértelo tú en casa con los ingredientes originales, disponibles -por supuesto- en su tienda.

Y allá que fuimos a hacer acopio de tortitas, salmón ahumado (que relación calidad precio tienen paquetes que están muy bien comparado con lo que pagamos por los sobrecitos esos de 200 gr. que solemos coger en Navidad...) y la salsa original que llevan y que los da un toque especial (aunque cuidado que es muy fuerte) y cuyo nombre, como casi todos sus productos, resulta impronunciable. Pero os diré que está hecha de mostaza y eneldo y a pesar de que la menda no es muy entusiasta de estas especias, os aseguró que me cautivó su peculiar contraste con el salmón. Siempre la podéis rebajar con un poquito de mayonesa, eso al gusto.

Los rollitos se montan echando lo que buenamente queráis. Yo echo lechuga, tomate, pepinillo, palitos de cangrejo, huevo cocido, cebolla frita deshidratada (que también venden en su tienda en bolsitas y está deliciosa) y por supuesto... salmón si os apetece, aunque entiendo que no siempre se puede hacer uso de tan selecto y caro manjar... Y todo ello untando la salsita esa que os hablo en su justa medida:






La bolsita de cebolla frita deshidratada (mmm buenísima y cómo cunde!).



En cuanto a otros de sus productos, hemos probado la mermelada ecológica de arándanos y para mí gusto está muy buena, te encuentras los arándanos enteros.



Las patatas fritas al aroma de crema ácida de leche y cebolla también son originales en cuanto a su sabor.

¿Qué más? Ahh, sí, su sidra de pera, muy rica, una bebida diferente sin duda.



Y en cuanto a dulces y pastas, hacen unos rollitos de canela que a Watio le encantan, aunque a mí me parecen algo fuertes. Los demás dulces no los hemos probado, aunque tienen muy buena pinta, sobre todo las tartas heladas y los mousses que tienen congelados.





Tienen infinidad de quesos y embutidos de ciervo, reno, etc. Salsas que tengo pendiente de probar...

En cuanto a su restaurante, que es como un bufet por el que vas pasando y cogiendo platos, un día nos quedamos a probar el menú; y aunque comer albóndigas de repelús depende en qué sitios, deciros que estaban muy ricas con la salsita de arándanos, un contrate de sabor también muy peculiar. Comimos un codillo asado tostadito bastante bueno sin apenas grasa. Y luego tenían los típicos platos de salmón marinado, y primeros platos con espaguettis pensados para los críos y ensaladas de pasta. En general bastante bien relación cantidad-calidad- precio para comer un menú y pasar una tarde por allí.




¿Y vostr@s? ¿Os habéis animado a probar algo de su tienda sueca?

13 chispazos:

Susana dijo...

Como aqui en Santander no hay Ikea ir es toda una experiencia. Cuando abrieron tienda en Barakaldo allí estábamos nosotros. No teníamos que comprar nada pero fuimos pues a disfrutarla. Me encanta pasear por ella y babear con todo lo que tiene. Y algo cae por supuesto. El retsaurante me encantó pues lo tienen muy pensado para niños. En realidad toda la tienda está pensada teniendo en cuenta a las familias y aqui una madre de familia numerosa lo agradece.
Mmmmm, tengo que ir a Ikea un día de estos...

Candela dijo...

Aqui el salmon esta barato... yo lo compro todas las semanas, tanto ahumado como fresco. El fresco me sale a €2.50 el trozo (poco mas de un cuarto) y el ahumado compro un paquete de 300gr por €3.48. Me encanta y es muy socorrido para mis desayunos de tostada con queso Philadelphia a las finas hierbas y una lonchita por encima. ¡Aqui lo eque esta caro es el chorizo, que cuesta lo mismo que el jamon!

Geno dijo...

Por lo que cuentas, no estaría de más ir de comida a Ikea en lugar de a un restaurante, jajajajja

cloti dijo...

Acabo de llegar de comer allí y me ha hecho mucha ilusión ver esta entrada, rubia, ¡te echaba de menos!
Yo también aprovecho los atajos, voy en contra de las flechas y una vze casi me echan por empeñarme en entrar por la salida o al revés, jajajajaja.
Me he traído dos kilos de albóndigas, además de estar muy ricas, son muy cómodas para que mis hijos se preparen la comida solos.
Bsssssssssssss
Cloti

BLAS dijo...

Hola Coilet!!
Gustazo de volver a leerte por la blogosfera! ¿Qué tal las primeras vacaciones con el enanillo?
Yo soy de las tuyas, excepto la primera vez (tanto tiempo que ni me acuerdo), por lo general me voy saltando de un sitio a otro y luego encontrándome de nuevo con la peña que dejé atrás en la línea amarilla.
De ser sincera, nunca he probado la comida del IKEA, porque cuando salgo de la caja que es cuando me la encuentro de frente, ya estoy hasta el moño de pelearme con las cajas, buscar la referencia, el número de la estantería y de hacer escalada para pillar la pieza que me falta de una estantería, o lo que toque.
Pero la próxima vez que tenga que ir (que no me pilla cerca precisamente), te haré caso y me daré una vuelta por la sección comidas de pronunciación semi-imposible.
Besos!

Enebea dijo...

Hija, yo pedí un arroz en el restaurante. Mira que yo el arroz me lo como de cualquier forma, me gusta todo...
y ése lo tuve que dejar. Estaba... horreibol.

Pero después de leer tu entrada, me parece que probaré la sidra de pera. Eso tiene que estar rebueno.

Un beso, Coilet.

KIRA dijo...

Pues no puedo decirte que si... pues aunque parezca mentira "no he ido nunca al IKEA" es de esas cosas que siempre estoy diciendo que tenemos que hacer y voy dejando para mas adelante, o sea que un dia por otro no hemos ido, pero vamos que si vamos pasaremos por la tienda... ya te contare.
BSTS

anele dijo...

Me encanta Ikea. Precisamente esta mañana nos hemos acercado a comprar un par de cosas y no he podido evitar la tentación de comprar una caja GRANDE (porque las pequeñas me duran un asalto) de sus estupendas galletas de gengibre. BUENISIMAS!!!
Las de sabor capuccino también están de vicio. Pruébalas la próxima vez que vayas (tienen cajas pequeñas).

Y siempre compramos una bolsita de cebolla frita para hacer perritos caseros (buenísima).

A mí los perritos de allí sí me gustan. En cuanto al restaurante, me parece un poco flojo pero los rollitos de salmón están muy buenos (me chifla el salmón ahumado).

COILET dijo...

Susana, igual un día nos encontramos por el Ikea de Barakaldo, jejeje...

Ay Candela, pues suerte que tenéis por allí. En Ikea por el peso que traen los paquetes y lo que sale el kilo está bastante bien y teniendo en cuenta que es un producto limpio merece la pena pagarlo en alguna ocasión.

Geno, pues... a ver, es un lugar socorrido para comer dentro de esas mega ciudades comerciales que ya que estás comprando y te apetece seguir por allí pasando la tarde en otros establecimientos, pues no está mal, es como comer un menú del día para salir del paso.

Cloti, fermosa, ya me extrañaba a mí que no hubieras indagado en la tienda, jejeje.

Blas, pues las vacaciones muy bien, ya os pondré alguna fotillo con el enano, en vez de "Un país en la mochila"... la entrada será "Un peque en la mochila". Ahh, y prueba a cotillear la tienda, en serio, aunque sea por cambiar y probar cosas exóticas de otros lugares.

Enebea, yo el arroz no lo he probado, de todas formas van rotando los platos que ofrecen, quizás en otra ocasión tengas más suerte.

Kira, te digo lo mismo que a Blas, anímate a investigar ese mundo sueco...

A ver si voy publicando más cositas, nenas, pero con el peque ya se sabe...

Besitos a tod@s

COILET dijo...

Anele, pues tengo que probar esas galletas de gengibre...

Te digo lo mismo que a Geno, el restaurante es para comer un menú rapidito y seguir la rutina consumista del día, jejeje...

Inma dijo...

¡¡La cebolla frita!!! Es que me pierde. Hago perritos calientes para cenar sólo por ponerle la dichosa cebolla grasienta que me trae loca. Y los rollitos de salmón mmmm ¡me encantan!

anele dijo...

Pues rectifico. Resulta que la caja grande de galletas no tiene nada que ver con la pequeña, son de distinta marca. Y resulta que saben bastante más a jengibre y tienen un ligero sabor picante cuando ya vas por la tercra. Así que prueba mejor la pequeña (Anna´s), que son mucho más ligeras.

Valentín VN dijo...

Yo también soy un fanático de la comida del IKEA... y de los precios.